3 de julio de 2017

LYNCH 3

El televisor está apagado.
Las tres viejas desdentadas
lo miran con ojos hipnotizados.
Cada cierto tiempo
se abre la puerta de una habitación
y la negraza Clotilde
se planta delante de las viejas
y les baila un magnífico charlestón.
Entonces las tres sonríen.
Cuando acaba de bailar
la negraza Clotilde
cierra las tres bocas
con sus manos gigantescas 
y tarareando vuelve al cuarto.
Suena un teléfono.
Nadie atiende la llamada.
De repente el teléfono explota.
Del cuarto de la negraza Clotilde
sale un hombre que va en silla de ruedas.
Enciende el televisor
y pasa con la silla de ruedas
por encima de los pies
de las tres viejas hipnotizadas.
Una y otra vez durante media hora.
Las viejas no se quejan y siguen mirando el televisor.
El hombre se cansa de atropellar pies
y se levanta de la silla como un contorsionista.
Da varias volteretas alrededor de la silla de ruedas
y con la negraza Clotilde bailan ahora un tango acaramelado.
Las tres viejas se levantan ofendidas.
Van a la cocina y cada una coge un cuchillo.
Empiezan a apuñalarse y a reír.
El teléfono vuelve a explotar.
Están llamando desde una cabina de Chicago.
Es el hijo de la negraza Clotilde.
Le han disparado en el estómago por un asunto de drogas.
Un reguero de sangre sale de la cabina.
Dos perros abandonados y sedientos lamen la sangre con placer.

48 comentarios:

  1. Buen broche el verso final. Todo se sucede como en un corto surrealista. El lector visualiza la escena que se sucede de manera impenitente y con gran desconcierto.

    Quizás algún día se proyecten las películas de Linch y finalmente se lean tus poemas como acompañamiento poético.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sí, estás como una puñetera cabra.

    Jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Charlestón,tango...ummmmmm
    : )
    Luego vuelvo que esto hay que leerlo con calma.
    Me gusta!
    Mucho...

    Un beso bailongo
    ; )

    ResponderEliminar
  4. Pobre negraza Clotilde, con lo bien que baila.
    Me ha gustado sobre todo el final, esos perros lamiendo la sangre...
    En realidad no he entendido nada, lo confieso, pero creo que no se trata de entender si no de ver las imágenes, como sacadas de un sueño.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te etengo que comentar en estos recuadros porque no me sale uno para mí sola, se conoce que está ahorrando bloggre.
      Te quería decir que has hecho una prli de cine negro en unos cuantos renglones, ¡qué tío!

      Eliminar
  5. Surrealismo puro...

    Bom Julho, Xavi!

    ResponderEliminar
  6. Vaya!
    Lo he visto todo tal cual lo describes...!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Uf, oye, Toro, ¿tú ofreces 'talleres explicativos' de este poema?
    Anda, mira a ver ...
    Es difícil de interpretar. Éste sí es muy surrealista.
    Voy a pensar.
    Y esos perros abandonados y sedientos me salvan el poema, pero no, tampoco ... ese disparo es muy real, lo más real ...
    Voy a pensar.
    Mira a ver si organizas 'el taller', anda ...
    ¿En qué pensaba el autor cuando escribió este poema?
    El teléfono explota ...
    Jo, al menos podías poner una nota aclaratoria, eh ...
    Hala, ahí os va el poema ...
    Jo.

    Un beso y voy a pensar ...
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, acabo de leer arriba, se trata de ver imágenes sólo ...
      Sí, entonces se ven bien.
      :)

      Eliminar
  8. Una auténtica pesadilla, me ha recordado a cuando Pinochet se bajó de la silla de ruedas en el aeropuerto como si tan cosa. Cansado de pisar pies y manos dijo: Para chulo yo.
    Claro lo dijo a su manera.

    ResponderEliminar
  9. El supletorio, supongo ...
    O tal vez suenen los añicos esparcidos en un guiño Lynch +

    ResponderEliminar
  10. Trepidante. Me encantó.
    Un beso, Toro.

    ResponderEliminar
  11. El negro López le hizo un hijo a la Clotilde Vázquez, al que pusieron por nombre José Luis. Por la razón que fuera, José Luis López Vázquez siempre terminaba pasándolo mal en las cabinas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta, es tan visual. Al final con el reguero rojo me he dado cuenta que lo estaba viendo en blanco y negro. El teléfono es de ruedita, la negra Tomasa lleva un pañuelo de lunares en la cabeza y el contorsionista va sin camisa y se ke narcan los huesos de la clavícula. Me encanta esta serie.
    Besitosss

    ResponderEliminar
  13. La vida misma. Bueno, un recorte de lo predecible e impredecible.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Vuelvo de vacaciones y mira que me encuentro..., el Toro sanguinario. Que bien lo haces chiquillo!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  15. El caso es que cuando provocas miedo, eres auténtico.
    Aunque miedo, miedo de verdad, creo que lo pone el propio lector, según sus neuras, según sus obsesiones y sus pesadillas y las cosas que le dan yuyu de verdad.
    Tú vas narrando cosas hasta creo que sonriendo, y el terror lo pone el otro,las imágenes también...en mi caso yo, que lo sueño luego bajo las sábanas. Surealismo total.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Jaja
    Mi Toro salvaje recuerdo esos Nanas tan consentidoras y cómicas.
    Ten una semana preciosa corazón
    Me gusta mucho leerte
    Abracitos🌷🦋

    ResponderEliminar
  17. Pobrecillas, viejitas.
    Ni se quejan.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. El televisor está apagado.
    La oscuridad como principio de todas las cosas que van aconteciendo a la luz del conocimiento... O a la falta de éste.

    ResponderEliminar
  19. Siempre te he dicho que como guionista no tendrías precio.
    Es un plano secuencia magnífico y ese cambio de plano final con la escena de la sangre es de premio...qué imagen!
    Y encima con música...

    Otro beso y los que hagan falta.

    ResponderEliminar
  20. Con las imágenes oníricas de este poema has superado ampliamente a David Lynch.
    Besos, Torito.

    ResponderEliminar
  21. Honestamente, yo también lameria la sangre.

    JK

    ResponderEliminar
  22. Anoche te hinchaste a morcillas, no?

    ResponderEliminar
  23. Creo que quiero tarta de arándanos, por favor.

    (me ha encantado, Toro)

    ResponderEliminar
  24. Paso a dejarte mis saludos a la distancia ... Es un placer leerte, saludos Toro.

    ResponderEliminar
  25. La antesala de la demencia parece esto

    :) Besos

    ResponderEliminar
  26. Hombre...
    Me alegro por los perros... :)
    Salud

    ResponderEliminar
  27. jajajaja....eso porque no pasaron delante de mi abuela, que como estuviera viendo la tele, te metía unas collejas y unos tirones de pelo que te jodía viva...
    Y como llamaras por teléfono en medio de la telenovela, te desatascaba el tímpano y menos bonita te dedicaba de todo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Oye Toro ¿La Negraza Clentolde y todos viven en México? Parece una escena de lo cotidiano en las noticias de este país tan castigado por el hampa y los gobernantes. Y sobretodo soportado por nuestra apatía. Una pena


    Beso Toro LYNCH

    ResponderEliminar
  29. Inquietante, sobre todo esas tres viejas.Eran tres las parcas? Besos***

    ResponderEliminar
  30. Los 3 jinetes del apocalipsis...
    Una peli de terror.
    Besos Torito.

    ResponderEliminar
  31. Caramba, yo que huyo de las películas de sangre... glub glub glub

    ResponderEliminar
  32. Una pesadilla total querido Toro
    Cariños

    ResponderEliminar
  33. Lynch en estado puro.
    La habitación donde despegas al mundo onírico/paralelo te inspira bien.
    Esos perros del final son el colofón que te trae de vuelta.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  34. Las tres viejas harpias!!
    cuidado no te corten el hilo de la vida

    caprichosas y oscuras,
    las muy desdentadas

    ResponderEliminar